Serviu Maule compra terreno en Santa Olga para acoger a 270 familias damnificadas


Dos barrios serán levantados para acoger a quienes perdieron sus hogares en lugares donde existen restricciones para construir.

Un lote de 9,4 hectáreas al costado sur de la ruta que une San Javier y Constitución es el lugar seleccionado para la construcción de dos proyectos habitacionales para familias damnificadas por los incendios forestales.

El director Omar Gutiérrez firmó con la actual propietaria, doña Rosa Rojas Ibáñez, una promesa de compraventa por $ 310,2 millones que se hará efectiva en un plazo de 45 días. El compromiso fue protocolizado esta semana ante el notario Álvaro Mera en la ciudad de Constitución.

El director de Serviu Maule explicó que la compra del terreno ofrecerá soluciones habitacionales para 270 familias que vivían en zonas sobre las que existen restricciones para construir y para otros habitantes históricos que no son propietarios de terrenos en Santa Olga, Los Aromos, Altos de Morán o El Membrillo.

“Estará destinado a todas aquellas familias que estaban ubicadas en áreas verdes, franjas fiscales, bajo la línea de alta tensión o en zonas de riesgo y que por esas razones no es posible edificarles en el mismo sitio ni pueden tener dominio sobre el terreno en que estaba la vivienda siniestrada”, enumeró Omar Gutiérrez.

Al grupo anterior “se incorporarán familias allegadas a los núcleos familiares propietarios de terrenos en Santa Olga y Los Aromos, así como familias que estaban en un territorio adyacente denominado El Membrillo, además de algunas familias usufructuarias de terrenos que eran parte de los habitantes habituales de Santa Olga, Los Aromos, Altos de Morán y El Membrillo”, agregó el director de Serviu Maule.

En la oficina de Serviu en Constitución ya se han realizado tres reuniones con los futuros vecinos de estos nuevos barrios, a quienes se les ha explicado cómo será el proceso, agregó el seremi de Vivienda.

“Estamos trabajando en la constitución de los comités habitacionales para construir en el terreno adquirido para 270 viviendas. La compra permite que no haya especulación inmobiliaria porque muchos privados requerían comprar terrenos en la zona y qué mejor que lo hiciera el estado para evitar eso. Será un conjunto habitacional con altos estándares de calidad que responderá a lo que la gente nos ha pedido como prioridad: vivir de mejor manera”, indicó Rodrigo Sepúlveda.

En las 9,4 hectáreas se proyecta la construcción de dos barrios de 120 y 150 viviendas cada uno, cuyo diseño urbanístico y habitacional será decidido por los comités habitacionales actualmente en organización, adelantó el director de Serviu Maule.

“Durante los próximos días estaremos convocando a empresas y entidades patrocinantes a un concurso de ofertas. El proyecto que se ajuste más a las necesidades de los futuros habitantes, por calidad constructiva y arquitectónica, será el seleccionado en conjunto con las familias. La idea es hacer diferentes tipologías de viviendas para que no sea solamente algo masivo y que la propuesta se adecue a los requerimientos estéticos y de funcionalidad”, explicó Omar Gutiérrez.

Las autoridades del sector vivienda destacaron que el terreno adquirido estará a un costado del futuro liceo del sector y proyectan el inicio de obras durante el presente año.

No hay comentarios:

Publicar un comentario